cajas

Muse – Dead Inside

Anuncios

catorce

antes de nada
dejaremos claras
las páginas que nos importan

las de libros abiertos
de vidas cercanas
paredes que por siempre callan

y al resto del mundo
deseo sincero
de éxitos en la batalla

que pensemos despacio
queramos deprisa
y caminemos con la frente alta

incluso en este
justo momento
en que nada ocurre
calma blanca
ropa de cama de hotel

olores de vida plena

sexo ligero
agua fresca
zumo de fruta
y café

incluso ahora
que ya no hay miedo
que nada tiembla
sal de baño
brillo dorado en la piel

y un beso sincero en la boca

pies descalzos
arena virgen
Copacabana y claqué

cine desierto
sol en la cara
latina ardiente
ron de caña
domingo desde las tres

terraza de vino y rosas

soñar despierto
dormir contigo
viajar despacio
y volver

es un parpadeo
un rápido destello
un rayo de sol
que deja ciego

cambia en un instante
la forma en los cuerpos
toman aire
y para el tiempo

así que atentos
todos al cielo
calma
quietos
cojan aire
quizá nos toque correr

que al menos quede el recuerdo
de aquel momento
que fue perfecto
Copacabana y claqué

es un parpadeo
un rápido destello
un rayo de sol
que deja ciego

cambia en un instante
la forma en los cuerpos
toman aire
y para el tiempo


IZAL – Copacabana

rezo poco y en público

“Quisiera yo, hijo, apartarme deste pecado, y para ello he hecho mis diligencias: heme acogido a ser hospitalera; curo a los pobres, y algunos se mueren que me dan a mí la vida con lo que me mandan o con lo que se les queda entre los remiendos, por el cuidado que yo tengo de espulgarlos los vestidos. Rezo poco y en público; murmuro mucho y en secreto.

Vame mejor con ser hipócrita que con ser pecadora declarada: las apariencias de mis buenas obras presentes van borrando en la memoria de los que me conocen las malas obras pasadas. En efecto, la santidad fingida no hace daño a ningún tercero, sino al que la usa. Mira, hijo Montiel, este consejo de doy: que seas bueno en todo cuanto pudieres; y si has de ser malo, procura no parecerlo en todo cuanto pudieres.”

(Miguel de Cervantes. Novelas ejemplares. Coloquio de los perros)