los cuervos

Viernes 29 de octubre: “Aquí, cuando anochece, se oye graznar a los cuervos. Se posan todos en fila en los cables del teléfono, y nos miran. A mí me siguen asustando. Son muy grandes. Echo de menos los vencejos de casa. Echo de menos verles caer en picado para beber el agua de la piscina. Y cómo se juntan en bandadas enormes que llenan el cielo para, justo al meterse el sol, desaparecer entre los árboles que hay detrás del cementerio.”

(Susana Vegas. Los cuervos)

Anuncios

la bellota de la que nació

“-¿Cómo puedo romper las cadenas, Jojen?- preguntó Bran.
-Abre el ojo.
-Ya los tengo abiertos, ¿es que no lo ves?
-Tienes dos ojos abiertos. -Jojen se los señaló. Uno, dos.
-Es que solo tengo dos.

-Tienes tres. El cuervo te dio un tercer ojo, pero no lo abres. -Tenía una manera de hablar pausada, suave-. Con dos ojos puedes verme la cara. Con tres podrías verme el corazón. Con dos puedes ver aquel roble. Con tres podrías ver la bellota de la que nació y el tocón seco en que se convertirá algún día. Con dos no ves más allá de tus paredes. Con tres podrías ver el mar del Verano, al sur, y el norte más allá del Muro.”

(George Martin. Choque de Reyes)

costumbres

Pedro es un animal de costumbres.

Cuando sube las escaleras le gusta terminar dando un saltito. Los pasillos de la línea 4 tienen el techo muy bajo y suele llegar a la oficina con una marca roja en la frente. Hoy le han puesto tres puntos.

Lo dicho. Un animal.

(Susana Vegas. Costumbres)

las uñas

Delante de mi hay unas uñas mal pintadas. Si subo por el brazo llego a un vestido de hilo, gastado, pegado a un cuerpo también gastado, donde un cinturón de cuentas verdes intenta resistir la presión de la cintura.

Si voy para arriba me encuentro con un pelo corto, descuidado, de tinte apagado que transparenta canas, y unas orejas pequeñas donde apoyan unas gafas de pasta oscura y cristal grueso.

Y si voy para abajo me saludan unos pies… muy bonitos. Sorprendentemente bonitos. Pero se acaba la escalera y se escapan antes de poder disfrutarlos. Lástima.

(Susana Vegas. Las uñas)