cabaña

(Jaume Montserrat. Typewriter forest)

Anuncios

la estrella del hogar

“La luz ardía tenue y lejana, muy baja en el horizonte, un brillo entre las nieblas marinas.
-Parece una estrella –dijo Arya.
-La estrella del hogar –convino Denyo.

Era su padre el que gritaba órdenes. Los marineros subían y bajaban por los tres altos mástiles y se movían por los aparejos para arriar las pesadas velas moradas. Abajo, los remeros jadeaban y se afanaban con las dos grandes hileras de remos. Las cubiertas crujían y se inclinaban mientras la galera Hija del Titán viraba hacia estribor.

La estrella del hogar. Arya estaba en la proa con una mano en el mascarón dorado, una doncella con un cuenco de gruta. Durante un breve instante se permitió fingir que lo que tenía delante era de verdad su hogar.”

(George Martin. Festín de cuervos)

el umbral

“-¿Cree en la magia? –preguntó el niño, muy serio.
-Me parece que sí.
-Yo también.

Se sonrieron uno al otro, un momento de perfecta sintonía, y Eleanor se sintió en el umbral de algo que no había previsto y que no sabía describir bien. La posibilidad parecía impregnar el aire entre los dos.”

(Kate Morton. El último adiós)