pero no remueve

Juan se echa azúcar en el café,
pero no remueve,
y el final me lo deja a mi.

(Susana Vegas. Pero no remueve)

Anuncios

mucho tiempo

Un día soleado de mediados de otoño, Juan pasó por su casa. Encontró a su madre en el jardín, podando los rosales, y la observó durante un rato desde la puerta. Quizá parecía más gordita, o quizá el vestido ancho que llevaba no le favoreciese especialmente. Canturreaba mientras arreglaba las flores, se la veía contenta.

Apoyada en la pared, estaba la bici de su hermano Alex. Si seguía trabajando en la gasolinera, no llegaría hasta más tarde. Echaba de menos las excursiones juntos. Días de bici, bocadillos y baños en el río.

El transistor de su padre sonaba detrás de la casa, estaría dando de comer a los conejos. ¿Le notaría muy mayor? Dos años sin verse es mucho tiempo, y no estaba seguro de cómo le recibirían.

(Susana Vegas. Mucho tiempo)

abrazo

… ya, es que ese día estaba yo más tristón,
pero… ¿sabes lo que me dijo Sara?
“Juan, prueba una cosa: cuando te sientas pequeñito,
mándate un abrazo con toda la fuerza que tendrás más adelante”
… y lo probé.

(Susana Vegas. Buscando el sol)

juan

Hola, me llamo Juan y voy en busca del sol.

Mi madre debió pasar mucho frío cuando yo nací, porque se ha pasado toda mi infancia diciéndome “Juan, abrígate”.

Un día me cansé, cogí mi bici, y me fui buscando el sol. En el camino conocí lugares y compartí vidas. Y con ellas hice más camino. En él encontré historias, encontré secretos… y me encontré a mí. Esto es lo que voy compartir contigo.

(Susana Vegas. Buscando el sol)